sábado, mayo 06, 2006

LECCIÓN DE HUMILDAD


Voy a contar una historia personal con moraleja. Uno se considera un lector empedernido, amante de la buena literatura, seguidor de las letras universales, enteradillo del mundo literario, infatigable rastreador de novedades, desempolvador de libros olvidados inmerecidamente, en definitiva, lo que ahora se dado en llamar un "amante de la literatura".
Pues bien, con estos antecedentes, el que esto escribe, el viernes pasado acudió a una boda en la qu el novio era holandés. Las mesas de distribución de invitados se identificaban por el nombre de algún personaje famoso de nacionalidad holandesa o española. A mí me correspondía la mesa con el nombre de Harry Mulisch. Mi absoluta ignorancia de quien era ese sujeto me llevaba a comentar jocosamente que seguramente sería el delantero centro del Ajax o el ingeniero jefe constructor de alguno de los diques de los paises bajos.
Al llegar a la mesa encuentro un papel en el que se dice que Harry Mulisch es uno de los principales escritores holandeses de la postguerra mundial y con semejante enunciado di paso al cachondeito de rigor sobre la nula importancia de la literatura holandesa y el absoluto desconocimiento del autor de marras.
Al final del banquete la novia me dice que si me había agradado el que la mesa llevara el nombre del escritor del país de su recien estrenado marido y que lo habían elegido por mi declarada pasión por la literatura. Le agradecí el detalle pero le dije que al susodicho escritor no lo conocían ni los especialistas en literatura europea.
Memorizado el nombre del escritor acudo al socorrido Google y compruebo que existen multitud de páginas web alabando a Harry Mulisch, algunas de las cuales hablan de él como candidato al premio nobel de literatura. Me empiezo a mosquear, preguntándome como un individuo como yo, siempre al tanto de lo que se publica, puede desconocer a este autor. Pero el colmo es cuando acudo a la página del ISBN y advierto que la archiconocida editoral Tusquets tiene publicado cinco libros de dicho escritor en nuestro pais.
Está visto que la prudencia no es mi fuerte y seguramente la humildad tampoco. Por eso recibir una lección de vez en cuando es necesario. El conocido refrán "dime de lo que presumes....." se cumplió con todo rigor, así que es mejor no olvidar nunca aquello de que "por la boca muere el pez, Oscar Wilde" (como dijo Pessoa) y "un servidor" (añado yo).

12 Comments:

Blogger El Aviador Capotado said...

Buena cura de humildad. Pero tranquilo, que eso nos ha pasado a todos en nuestro trabajo o aficiones, al menos usted lo reconoce ( que no es poco en los tiempos que corren).

5:36 a. m.  
Blogger innes said...

Tampoco yo tenía idea de ese escritor. Y, a medida que te iba leyendo, he sentido más o menos lo mismo que tú: del "a ése no lo conocen ni en su casa", al "ya me vale". De la risita burlona (si no lo conozco yo... no lo conoce nadie), al desprecio por la ignorancia infinita que padezco (y, a veces, hago padecer a los demás). La única diferencia, creo, es que a mí me ha ocurrido ya tantas veces que estoy empezando a callar instintivamente frente a un nombre desconocido. Por si acaso.
Veamos el lado positivo: por mucha boca y risitas que tengamos, siempre nos puede más la curiosidad y, con desespero, buscamos. Y así, sabemos un poco más y sabemos, sobre todo, el tamaño de nuestra ignorancia.

11:36 a. m.  
Anonymous pilipili said...

No hay nada como aprender y no me refiero sólo a nuevas referencias y autores.
Yo ese problema (en este tema en concreto) no lo tengo, porque soy aún pequeña saltamontes.
Por otro lado, siempre he pensado que tener referencias y ser una referencia es bastante arbitrario (y cada vez más, donde, además de ser globales está la posibilidad de aplicar técnicas de marketing para ser alguien).
...Y esta noche, mientras cayemos como peces, espero que se nos llene la boca de espuma de cerveza.

6:29 p. m.  
Blogger javazquez said...

Gracias Innes, ya comienza mi cara a regresar a su color natural.
Pilipili, que la cerveza nos diga esta noche de que color es la verguenza. Mi madre dice que es verde y se la comió un burro.
Aviador, gracias por su comentario y haré con agrado una visita a su blog en seguro encuentro de variedades inteligentes y sensible.

11:12 p. m.  
Anonymous Paco said...

Eso nos pasa, siempre, por hablar demasiado. De todas formas, aunque Estocolmo lo condecore, Mulisch no es gran cosa como novelista. Yo lo conocí por casualidad, pues en mis manos cayó "Sigfrido", que es una obra que se lee bien, pero que deja poco rastro en el lector. Algunos amigos nuestros lo tienen en gran consideración, por lo que es conveniente, poner a dicho autor en cuarentena, por si las moscas. De todas formas, querido Jose, de vez en cuando, es conveniente que comprendamos, que aún nos falta mucho, para poder decir, que sabemos algo de literatura. Un abrazo.

3:16 a. m.  
Blogger francisco aranguren said...

En la entrada anterior te referías a Heráclito. Uno de sus textos dice: espera lo inesperado o no lo encontrarás, porque no deja rastro. Cada circunstancia accidental, por tanto, implica una oportunidad de encuentro, una invitación (en este caso a una lectura). Ideas previas todos tenemos, se llaman prejuicios. Deshacer esos prejuicios, es lo que constituye la cura de humildad: reconocerlos, identificarlos. En tal caso, como toda lección, nos enseña. Un abrazo.

8:20 a. m.  
Blogger Gatito viejo said...

Te recuerdo lo que tú has dicho muchas veces: seamos compasivos con nosotros mismos, sepamos perdonarnos... Desgraciadamente estamos llenos de defectos y éste es uno más. No hay que preocuparse más de la cuenta. Estoy con Francisco Aranguren, mira el lado positivo y aprende de las experiencias. Ya conoces algo nuevo. Estás lleno de curiosidad (te faltó tiempo para buscar algo de ese autor). Si lo sabemos todo de literatura ¿qué nos queda? Gracias a que no lo sabemos todo, aún no hemos perdido la capacidad de sorprendernos.Es fantástico poder decir que nos queda mucho por aprender.
Saludos,hombre humilde que reconoce sus defectos.

6:32 a. m.  
Blogger CARMEN_R_PURAS said...

De los fracasos y tropiezos como este es de los que aprendemos, porque sufrimos en nuestras propias carnes las consecuencias.

Yo suelo seguir la táctica de reconocer abiertamente mi ignorancia, dado que, según una famosa frase (que no me acuerdo de quién es), "la sabiduría es finita y la ignorancia es infinita" (o algo así). Con eso consigo enterarme finalmente, porque siempre sale del fondo de cada uno el hacer la caridad enseñando al que no sabe.
Saludos.

7:59 a. m.  
Blogger soldeste said...

Jose Angel... felicidades por el blog. Lo había visto por encima hace tiempo sin saber ciertamente hasta hoy aunque lo sospeché -me lo ha confirmado Pili- que se trataba de "tu" espacio. Una disculpa por mi ceguera. Te enlazo en el mío para visitarte asiduamente, y compartir con los amigos tantas y tantas particularidades. Un beso, Isa (yo tampoco sabía nada del irlandés!)

10:45 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola, Jose Ángel

Casi siempre me siento demasiado abrumada por vuestros conocimientos como para aportar algo. Pero como estás hablando de la ignorancia, creo que de eso sé (pero sólo un poco). Pienso que en cierto modo tomada de forma temporal es maravillosa porque es el primer paso que existe antes del conocimiento, es como una especie de estado virginal en el que aún te espera la satisfacción del momento de enfrentarte al deleite de las cosas desconocidas, de hacerlas por primera vez tuyas. Yo cuando os escucho los lunes y empiezo a absorberos (porque con vosotros me siento una deslumbrada esponja), primero me frustro por lo poco que conozco y luego cambio el chip, y empiezo a pensar en positivo, pensando en el dulce momento en el que tendré esas joyas que tanto alabáis entre mis manos. No sé, quizás descubrir que hay cosas que no sabes es la oportunidad de caminar por nuevos caminos (que me temo, que por mucho que vuelvas a hollarlos después no serán igual que la primera vez)

Bueno, me despido no sin antes felicitarte por este espacio tan maravilloso que hoy he descubierto(Asi como el tierno rinconcito de la entrañable pilipili) y recordarte que me debes un baile.
Besos.
Raya Bradbury (es broma)
Mariló.

5:53 a. m.  
Blogger javazquez said...

Gracias por la visita Mariló.
Me gusta pagar las deudas, así que el baile está garantizado, solo tienes que decir día y sitio, como los duelos. Salvo las armas que serán las propias de estos eventos festivos.
Un abrazo.

10:47 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

[url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/ganardinero.jpg[/img][/url]
[b]Estas necesitando informacion sobre como ganar dinero[/b]
Hemos encontrado la mejor pagina web en internet de como trabajo casa. Como fue de utilidad a nosotros, tambien les puede ser de interes para ustedes. No son solo metodos de ganar dinero con su pagina web, hay todo tipo de formas para ganar dinero en internet...
[b][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url]Te recomendamos entrar a [url=http://www.ganar-dinero-ya.com/]Ganar dinero desde casa[/url][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url][/b]

6:30 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home