jueves, junio 29, 2006

GUARDAR E IGNORAR

Cada sentimiento exige su momento. No siempre podemos abrir la puerta a determinadas emociones y que pasen a ocupar los rincones de nuestra alma. Todo lleva y todo tiene su tiempo, pero el tiempo, como decía Heráclito, es un niño que juega con los dados. Y como siempre nos vamos a arrepentir de aquello que no hemos hecho o no nos hemos atrevido a decir, la consecuencia es que la soledad aumenta de tamaño. Es entonces, con la soledad devorándonos, cuando nos damos cuenta de nuestra verdad, que somos como ella imperfectos y que nuestra razón nos advierte que es mejor guardar y guardarnos de algunos sentimientos. Para vivir, tal vez, lo mejor sea no saber de uno mismo, porque saber mal de sí es pensar y pensamiento y sentimiento, a veces, se odian.

jueves, junio 15, 2006

SIMPATÍA INSTITUCIONAL

No sé si Andalucía sólo hay una. Hay quien dice que muy distintas son la Andalucía occidental (Cádiz, Córdoba, Huelva y Sevilla) y la Andalucía oriental. Tampoco sé si Andalucía es una realidad nacional, como se recoge en el proyecto de modificación del Estatuto de Autonomía, y no lo sé porque realmente no acabo de entender que significa realidad nacional, incluso dudo que exista como concepto referido a algo existente.
De lo que estoy seguro es que nuestros padres de la patria han decidido convertirse en eso : nuestros padres. No tranquilos con las campañas antitabaco, las reiteradas adminiciones de que seamos buenos al volante (mientras que a un sujeto que circula a 300 Km/h se le eleva a la categoría de héroe nacional porque ganas pruebas ¿deportivas?) y de que no maltratemos a quien antes decimos te quiero (mientras la televisión pública descerebra a la ciudadanía con series que atacan a la más ínfima mente pensante y denigran a la mujer), pues bien, no conformes con todo ello, ahora, la Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Turismo, ha iniciado una campaña publicitaria donde solicita de los andaluces : QUE SEAMOS SIMPATICOS CON LOS TURISTAS. Nuestras autoridades nos hacen la siguiente reflexión: si somos amables con los que vienen a visitarnos, volverán o se lo dirán a sus amigos para animarles a venir a Andalucía y así ganaremos todos.
No niego que eso pueda ser cierto, pero ¿hace falta decirlo?. Supongo que nuestros gobernantes no pensarán que los anduluces se han vuelto antipáticos o tristes, sino que piensan que los extranjeros que nos visitan lo hacen con la idea, que quieren ver confirmada, de que en Andalucía todo es alegría, juerga, simpatía...En definitiva, creo yo, que lo que se nos pide es que demos la mejor imagen, ocultemos nuestros problemas y preocupaciones, acallemos nuestras críticas y nos convirtamos, en definitiva, en lo que siempre han querido : que seamos meros espectadores de su teatro y a quien no le guste... que vea los mundiales.
Por los menos hace dos siglos, los padres de la Constitución de Cádiz de 1812 fueron más originales pidiendo a los españoles que fueran justos y benéficos. Y es que cada vez queda menos imaginación.

jueves, junio 08, 2006

AMOR, AMOR, AMOR...

!Que no se habrá dicho sobre el amor!. Es el eterno tema de la literatura y del que hablamos o sobre el que pensamos sin tregua alguna. El amor sirve para todo, sobre él se puede decir cualquier cosa porque casi todas, según el momento, nos son válidas. Voy a citar algunas reflexiones que sobre este sentimiento han escrito dos grandes de la literatura.
MARCEL PROUST dijo lo siguiente :
"El amor es una especie de creación de una persona suplementaria que formamos con elementos sacados en su mayor parte de nuestro propio interior".
"Una impresión del amor no está en proporción con las demás impresiones de la vida, pero sólo en medio de ellas podemos darnos cuenta de aquélla".
"Deseamos ser comprendidos porque deseamos ser amados, y deseamos ser amados porque amamos".
"Se desea más a la persona que va a entregarse; la esperanza anticipa la posesión; la añoranza es un amplificador del deseo".
El otro escritor es LAWRENCE DURRELL , quien dijo :
"Cuesta mucho luchar contra el deseo del corazón; todo lo que quiere obtener lo compra al precio del alma".
"El amor es tanto más auténtico cuando nace de la simpatía y no del deseo, porque sólo asi no deja heridas".
"El odio no es más que el amor irrealizado".

lunes, junio 05, 2006

GRACIAS, MAESTRO


( A Manuel Gregorio, maestro y compañero en los terceros tiempos).
Me gusta viajar en tren en sentido contrario a la marcha. Es como si fuéramos dejando atrás el pasado, en lugar de ir mirando hacia el futuro. Cuando un buen libro acorta el tiempo de viaje, la felicidad está más cerca y cuando el libro lo ha escrito un amigo y además se trata de un ensayo biográfico sobre un autor del pasado, casi desconocido, al que uno descubre, la felicidad es difícil que se resista.
Manuel Gregorio ha visto publicado su estudio sobre la vida y obra de Diego Torres Villarroel. Seguro que el escritor biografiado les suena pero ¿sabrían en que siglo vivió?, ¿citar alguna de sus obras?, ¿lo han leído?. En mi caso la respuesta negativa era la única posible, perdiéndome así la posibilidad de conocer al Gran Piscator de Salamanca que ejerció, entre otras ocupaciones, de poeta, médico, catedrático de matemáticas, vendedor ambulante, torero, bailarín, astrólogo, teólogo, clérigo, periodista ...
Pero no les quiero hablar de Torres Villarroel, escritor del siglo XVIII y cuya obra autobiográfica "Vida" creo que debe ser leída por todo amante de la buena literatura. Quiero hablarles del libro de Manuel Gregorio. Osado es al escribir sobre un autor español de hace tres siglos, poco conocido e incluso criticado por el inefable Borges, pero admirable resulta que consiga un libro de los que ya no existen en el ámbito del ensayo literario. Y es que, señoras y señores, no estamos ante la típica tesis doctoral o el enjuto y sesudo estudio de la obra de un escritor, plagado de citas tan incomódas como inútiles de quienes ya antes analizaron al escritor de marras. Manuel Gregorio aborda a Torres Villarroel "a pelo", sin condicionantes previos y se nota que el libro es resultado personal de quien ha profundizado en éste casi desconocido escritor y lo ha hecho desde su profundo conocimiento de la literatura y de la cultura de la época. Incluso nos indica las influencias de Torres Villarroel en su tiempo y en escritores posteriores como Cela o Valle-Inclán y todo ello, repito, con una claridad en la exposición sin perder altura científica que creo es sólo posible en quien tiene unos amplísimos conocimientos literarios, un manejo del lenguaje innegable y un fondo cultural que ya quisieran muchos de nuestros consagrados eruditos.
Con Manuel Gregorio he compartido este año un Curso sobre creación literaria. Es mucho lo que nos ha hecho aprender, porque él no enseña, sino que como los buenos maestros nos hace aprender solitos. Leyendo este libro se comprende su fanatismo por el adecuado uso del lenguaje, el deseo acuciente cuando se escribe de huir del adjetivo innecesario, la frase hecha o la expresión arquetípica. Manuel Gregorio mima la palabra, la busca y rebusca en su más preciso significado, intentando que nada falte pero que tampoco sobre. No se relaja escribiendo pero hace fácil la lectura y eso, creo, es realmente meritorio.
Me has sorprendido Manolo ( y ahora escribo unicamente para el amigo). Enhorabuena por aportarnos belleza y utilidad en el difícil ámbito del ensayo literario. Espero que tu anunciado y próximo libro sobre Alvaro Cunqueiro resulte tan espectacular como el de Torres Villarroel. Gracias por transmitirnos tu saber y que lo hicieras sin ostentación alguna.